Ante la obra pictórica de Jordi Jubany, sobran y se hacen innecesarias las palabras y la oratoria, porque intentar dibujar con la palabra lo que ha estado pintado con pincel maestro sería un atrevimiento más propio de la arrogancia narcisista que de un reconocimiento de la maestría del pintor. Precisamente, podréis comprobar como, inspirado en ciudades acogedoras y protectoras de pintores y artistas, Florencia, Roma, Venecia, París, Madrid, Barcelona y nuestra estimada Girona, la obra de Jordi Jubany nos transmite la esencia y el espíritu de estas ciudades, ordenando de la mejor manera el pensamiento, la forma y el color.

Yo he disfrutado observando, contemplando e imaginando la obra de Jordi Jubany, un joven con talento, con ilusión, con futuro, gracias a su trabajo, a su oficio y a la magia que transmite y comparte a través de sus cuadros. Digo sus, pero habría que decir ya nuestros. Que disfrutéis mirando y contemplando su obra, que seguro que nos ayudará a confiar en un futuro que espero y deseo más ilusionante, justo y solidario para todos.

Deseo que el derecho a la cultura y el derecho a disfrutar de las artes, como la pintura, esté más extendido entre toda la ciudadanía. Y permitidme terminar dando un consejo al amigo Jordi, con palabras de Séneca: Jordi, continúa tu camino con ilusión y confianza, y sitúate por encima de los elogios y las críticas. Pon en el mismo saco elogios y críticas. Avanza con humildad y dedicación. Creo que tu presente ya dibuja un futuro espléndido. 

Ramon Llorente Varela
Defensor de la Ciutadanía de Girona


Es un placer prologar el libro de la exposición de un artista joven cómo es Jordi Jubany por lo que esto representa de valentía, empuje, iniciativa y entusiasmo. 

Un artista que quiere destacar por su espontaneidad y que, según cuenta él mismo, busca ofrecer una obra natural, relacionada con la vida. Las pinturas que conforman su obra son una muestra clara de ello, desde las imágenes de Girona, Llançà y Cadaqués hasta las de Florencia y Venecia. Pero el mérito de Jordi Jubany es que a pesar de su juventud artística y a pesar de considerarse un autodidacta que no cree en los grandes maestros, tiene claro lo que quiere y avanza con seguridad. Y tiene toda una carrera por delante para llegar a su objetivo.

Artistas como él son necesarios para la construcción de un país cómo el nuestro. Por ello, desde la administración es necesario motivar a la sociedad a favor de la cultura y apoyar exposiciones como esta que sirven para fortalecer nuestra realidad cultural y para situar nuestro nivel cultural cómo un referente. Jordi Jubany contribuye a ello mediante su actividad creativa. Una actividad que siempre puede actuar de estímulo para el resto de nuestros artistas. 

La cultura, el arte, son bienes públicos que tienen un marcado valor social por la función de cohesión que ejercen sobre la sociedad. Por ello, desde los poderes públicos tenemos que velar no solamente por las manifestaciones culturales del pasado, si no que también hemos de hacerlo por la nueva creatividad artística cómo la que hoy se nos presenta.

Eudald Casadesús i Barceló
Delegado del Gobierno de la Generalitat en Girona